Nación destina más de $127 millones para fortalecer la agricultura familiar en Corrientes

A través de diferentes programas e iniciativas impulsadas por el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, más de 300 familias de pequeños productores rurales recibieron insumos, bienes de capital y asistencia técnica para mejorar las cadenas productiva, el acceso al mercado y disminuir las brechas de género.

En Corrientes, el Gobierno Nacional realizó una inversión de $127.282.408 que benefició a más de 300 familias de productores y productoras de la agricultura familiar de toda la provincia. El aporte se dio a través de bienes de capital, insumos y asistencia técnica para mejorar las cadenas productivas y las condiciones de vida en el ámbito rural.

El Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación puso en marcha el Programa de Inserción Económica de los Productores Familiares del Norte Argentino (PROCANOR) y la iniciativa “En Nuestras Manos”, a través de la Dirección General de Programas y Proyectos Sectoriales y Especiales (DIPROSE) y la Secretaría de Agricultura Familiar, Campesina e Indígena.

Fueron beneficiadas diferentes asociaciones y cooperativas rurales cuyas cadenas productivas se centran en la horticultura, avicultura, ganadería, plantas ornamentales, leche y derivados.

El impacto de las inversiones se dio en el área de influencia de las localidades de Corrientes, Loreto, San Antonio, Ituzaingó, Tatacuá, Pago de los Deseos, El Naranjito, Itatí, Goya, Colonia Echeverría y San Luis del Palmar, entre otras.

El Estado Nacional con estas iniciativas busca mejorar la inserción de los productores y productoras de la agricultura familiar en cadenas de valor emergentes y dinámicas en condiciones beneficiosas y sostenibles.

Mediante “En Nuestras Manos”, el Estado Nacional propone disminuir las brechas de género en el ámbito rural, como así también asistir a las productoras en el contexto de la emergencia social y sanitaria desencadenada por el COVID19.

De esta forma se espera que comunidades de agriculturas familiares y campesinas, como mujeres representantes de pueblos originarios puedan fortalecer la producción de alimentos, facilitar la adquisición de capital de trabajo y mejorar su acceso al mercado.

Compartir